Costumbres y tradiciones de los Karen

costumbres karen

Trajes de colores, costumbres ancestrales, aldeas situadas en lugares remotos. Estas son las tres ideas que nos vienen a la cabeza cuando hablamos de grupos étnicos tailandeses. Pero vayamos más allá de los clichés y profundicemos en estas comunidades.

Las minorías étnicas de Tailandia representan en torno al 2% de sus 70 millones de habitantes. En el norte del país conviven un total de 7 grupos étnicos destacando entre ellos, por población, los Karen, hmong y akha. En este artículo me centraré en las costumbres de los Karen.

Se calcula que en Tailandia viven en torno a un millón de karens. Son el grupo étnico más grande tanto del país como del sudeste asiático con un total de 6 millones de personas.

Orígenes y ubicación actual

Sus orígenes se remontan al desierto del Gobi, en Mongolia. Desde allí fueron desplazándose hacia el sur hasta llegar a lo que hoy en día se conoce como Birmania, frontera con Tailandia. De ahí que estén ubicados al norte del pais en los pueblos fronterizos como Chiang Rai, Chiang Mai y Mae Hong Son. Tambiénen Lampang, Kanchanaburi o Sukhotai.

Existen varios proyectos que fomentan el desarrollo sostenible en torno a las comunidades Karen. Uno de ellos y que visité personalmente es Chai Lai Orchid. Está liderado por mujeres y su objetivo final es dotar de herramientas a las niñas para que puedan ganar dinero y huir del tráfico humano.

Karen vs Kayan

Muchas veces los karen son confundidos con los kayan cuya imagen más difundida internacionalmente es la de las kayan lahwi, también conocidas como paduang o mujeres jirafa. En realidad son grupos étnicos diferentes. Hablan un idioma diferente, tienen costumbres diferentes y son refugiados birmanos.

Religión y espíritus ancestrales

Entre las costumbres de los Karen destacan que son tradicionalmente animistas, creen en el mundo de los espíritus y los dioses de la naturaleza.

De ellos el más importante es el Señor de la Tierra y el Agua, vinculado a esos dos elementos que controlan tanto la producción de la tierra como el cultivo del arroz.

Así, cuando alguien muere pasa a un submundo reinado por este dios y desarrolla una vida parecida cultivando, cazando y pescando.

En el funeral, limpian el cuerpo y lo visten con sus mejores prendas y tras una ceremonia donde las mujeres cantan y bailan con la cara cubierta por un velo lo entierran o bien es incinerado.

Por otro lado, anualmente es una costumbre para los karen rendir homenaje al espíritu Bga encargado de la protección de todos los miembros de la familia.

Dado que hoy en día resulta extremadamente complicado seguir los rituales ancestrales, debido a las dispersión de la población, muchos han optado por tatuarse el estómago, la espalda y los brazos con signos protectores conocidos como Chekosi. 

También practican varios rituales vinculados al cultivo del arroz y celebran el año nuevo coincidiendo con su plantación.

Hoy en día en torno al 30% de los karen son cristianos debido a la evangelización de los misioneros baptistas americanos que llegaron al país en el siglo XIX. Dichos misioneros también contribuyeron a la romanización de su idioma. De ahí que los karen utilicen el alfabeto romano para leer y escribir aunque su idioma sea tonal.

Aldeas

Las aldeas de los karen se componen por regla general de unas 20 casas. Se sitúan en lugares más bajos que el resto de los grupos étnicos. En valles y colinas que no superan los 500 metros de altitud. Por tanto, los karen tienden a ser menos nómadas que el resto y pueden dedicarse al cultivo de guanábana, mango y naranjas.

En todas las aldeas existe la figura del jefe. Sin embargo, su poder es limitado y su única función es la de proteger la armonía de las familias mediando entre tradiciones karen y ley tailandesa.

Estructura social

La sociedad de los Karen es matriarcal. Esto significa que tras el matrimonio la pareja se irá a vivir al pueblo de la mujer.

Son además monógamos hecho que contrasta con los akha y los hmong. De hecho, el adulterio está estrictamente condenado porque conlleva el riesgo de ser castigado por el Señor de la Tierra y el Agua a modo de malas cosechas o enfermedades.

Artesanos de la plata

costumbres_karen

Además de tejiendo, los karen son extremadamente hábiles con la plata. Tanto es así, que sus adornos y joyas se venden y se exportan por todo el mundo.

Los elefantes

La vida de los karen está estrechamente ligada al trabajo y cuidado de los elefantes. Muchos de los mahmouts que trabajan en los campos de elefantes actuales pertenecen a la etnia de los karen.

Dura supervivencia

A pesar de haber vivido en la misma tierra por más de 100 años, muchas familias Karen tienen problemas para obtener la documentación que acredite su propiedad. También es cierto que pueden conseguir la nacionalidad tailandesa con más facilidad que otros grupos étnicos como los akha o los hmong, no obstante para la mayoría resulta complicado.

Por ejemplo, un número importante no tienen la partida o no saben la fecha exacta de su nacimiento y este hecho imposibilita la posesión de un certificado que a su vez es uno de los papeles necesarios para optar a la nacionalidad tailandesa.

Así, sin la nacionalidad no tienen acceso a educación o sanidad y no pueden votar ni abrir una oficina.

Por ello, el hecho de que Manop Khiripuvadon, karen del distrito de Chom Thong, lograra ser miembro del parlamento tailandés fue un hito para la comunidad. En la actualidad el FFP, partido al que representa, ha sido ilegalizado.

Hasta aquí mi resumen del modo de vida de los karen.¿Conocías este grupo?¿Has visitado alguna de sus aldeas en alguno de tu viajes? Te espero en los comentarios.

Si sabes de alguna viajera a la que le puedan interesar estos temas pásale este artículo.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vida de Viajera participa en programas de publicidad de afiliados. Cuando compres a través de estos links, me llevaré una pequeña comisión. ¡Muchas gracias por apoyar el proyecto de Vida de viajera a través de estos programas!