Viajar sin plástico: cómo reducirlo

Viajar sin plástico

Cada vez es más común que las playas paradisíacas aparezcan llenas de botellas de plástico. De hecho, no hace falta viajar a lugares remotos para percatarse de esta realidad. Nos está comiendo la basura.

Es importante aclarar que resulta imposible reducir a 0 nuestro residuo. Pero, obviamente cuanto menos desechos generemos mejor.

Se pone especial énfasis en el plástico porque es el residuo que más tarda en degradarse. Nada menos que 150 años si hablamos de una bolsa de plástico común. Mientras que una botella de PET puede tardar 1.000 años en desaparecer.

Son cifras terroríficas. De ahí que desde Vida de viajera también haya decidido promover y reivindicar la reducción del plástico de un solo uso.

Viajar sin plástico,  ¿es posible?

Reconozco que he viajado y vivido durante muchos años de manera inconsciente e irresponsable en ese sentido. Desde hace dos llevo un consumo mucho más responsable y aunque todavía me queda mucho por hacer quiero compartir contigo lo que he aprendido a lo largo de estos años.

Hay que reconocer que es más fácil reducir el plástico si vives en tu ciudad de continuo. Aunque solo sea por el hecho de que conozcamos el lugar  y por tanto, sabemos a dónde acudir para reducir residuos. 

Sin embargo, esto no significa que no sea posible reducirlo mientras viajamos. Es sobre
todo un cambio de perspectiva. Pensar dos veces antes de consumir. ¿Puedo prescindir
de ello?
En caso negativo, la siguiente pregunta será: ¿puedo reusarlo?

Y así tomar la decisión adecuada para consumir de una manera más responsable a la hora de viajar. Mucho de este cambio de mentalidad también consiste en decir simplemente que no quieres bolsa o que te pongan la comida para llevar en tu propio recipiente. De esta manera, no solo contribuyes a reducir el consumo sino que harás recapacitar a la gente de tu alrededor. 

Así que,  a la hora de hacer la maleta es importante que tomes las decisiones también desde el punto de vista ecológico. Dicho esto, aquí van algunas ideas que pueden ayudarte a reducir el consumo de plástico mientras estás de viaje.


Higiene personal

Es seguramente el aspecto más fácil en el que aplicar el zero waste mientras viajamos. Ahorraremos no solo basura sino espacio en nuestra maleta.

Champú y jabón de barra

Ocupan menos espacio, duran más y con su uso ahorras el plástico que suelen tener estos envases. Además, si utilizas jabones y champús naturales dejarás de usar químicos como el parabeno que no son buenos para tu piel.

Reconozco que encontrar un champú de barra para el cabello es una tarea complicada. Muchos de los que he probado no me limpiaban el pelo. El único que me ha funcionado ha sido este champú y no es tan fácil encontrarlo. Para los champús de barra también hay que dar un tiempo de adaptación al pelo.

Haz tu propia pasta de dientes

Hay muchas recetas que son sencillas y podrás ahorrar el plástico del envase, los microplásticos que suelen llevar los dentríficos tradicionales y dinero. Eso sí, muchas de las recetas DIY suelen llevar bicarbonato y según mi experiencia no te lo recomiendo porque irritan las encías. Puedes sustituirlo por arcilla blanca.

Cepillos de dientes de bambú o de madera

Imagina siete millones de personas renovando y desechando un cepillo de plástico cada
tres meses. Es una cifra de basura enorme. Puedes reducirlo con aquellos que están hechos de materiales biodegradables.

Desodorantes naturales

Esta opción además de más ecológica es mejor para tu salud. Puedes hacer tu propio desodorante o comprarlo hecho.

Compras y alimentación

Hay una serie de rutinas de consumo que aunque estemos de viaje son comunes y en las que el plástico suele estar involucrado y es fácil de evitar.

Bolsas de tela

Lleva siempre algunas bolsas de tela en tus viajes. Así reducirás el plástico cuando compres fruta o cualquier otro producto.

Cubiertos, vaso de aluminio y fiambrera de viaje

Los cubiertos desechables son otro de los productos que más consumimos cuando viajamos. Tendemos a comer en puestos callejeros y por tanto están presentes en nuestro día a día. Una solución a este desecho es llevar los nuestros. Los de madera o bambú son muy ligeros.

Fiambrera

Viajar con una fiambrera también puede resultar de lo más útil. Podrás usarla cuando compres comida para llevar en el mercado local. Te recomiendo esta con forma de acordeón que se hace más pequeña cuando está vacía y te ahorra espacio.

Pajita de aluminio o bambú

Es uno de los plásticos que más se utilizan sobre todo en los países tropicales. Recházala
o sustitúyela por la tuya de aluminio o bambú.
Te dejo este vídeo si aún no te has concienciado en reducir el uso de pajitas.

Lleva tu botella

Por supuesto, el residuo más conocido son las botellas de plástico. Especialmente en los lugares en los que el agua del grifo no es potable. Puedes sustituirlo por botellas de aluminio rellenables. En la mayoría de los alojamientos y en los aeropuertos te ofrecerán la posibilidad de rellenar tu botella.

Pañuelos de tela

Puedes utilizarlos como servilleta o para sonarte la nariz como hacíamos cuando éramos pequeñas. Ocupan poco y ahorran muchos residuos.

Reglas sostenibles

También hay varias opciones para reducir el residuo cuando estés con la regla. La copa menstrual es probablemente la más conocida, pero no la única. Podrás utilizar compresas de tela de todos los tamaños o bragas específicas para tus ciclos.

En el avión

Recientemente hay un movimiento en alza que promueve no usar el avión en la medida de lo posible. Una de las mayores precursoras de este movimiento es Greta Thunberg. Los aviones son uno de los mayores contaminantes del mundo por sus emisiones de CO2. La verdad es que como viajeras cuesta bastante tomar conciencia de esta dura realidad.

Además de esta medida hay otras que se pueden hacer para reducir residuos en el avión:

  • No imprimas tu billete. La mayoría de las compañías aéreas permiten viajar con la tarjeta de embarque en el teléfono móvil.
  • Lleva tus propios cascos. De esta forma ahorrarás el plaśtico del envase y en ocasiones el casco de un solo uso.
  • Lleva un pañuelo grande que puedes utilizar de manta y ahorrar el gasto de plástico que supone el hecho de abrir una manta cada vez que viajas.
  • Compensa tus emisiones de CO2. Puedes calcular cuánto C02 emiten tus vuelos y
    compensarlo invirtiendo en proyectos ecológicos aquí.

Comercio local

Por último, cabe mencionar la importancia de consumir productos del lugar. En la medida de lo posible compra productos locales tanto en comida como en ropa. Primero, porque contribuirás a que el negocio de una familia del lugar vaya mejor además de que a menor desplazamiento del producto menos contaminación.

También es importante señalar que en torno al zero waste, comida orgánica y la ecología se han generado muchos negocios. En muchas ocasiones son demasiado caros y ni siquiera cumplen con los principios que venden. Así que, no es necesario que tires todos los productos de plástico que tengas en tu maleta, sino que consumas de una forma más
responsable.

Hasta aquí mi guía para reducir los residuos durante nuestros viajes. ¿Crees que me he dejado algo? Déjame tus ideas. Por supuesto si te ha parecido útil, ¡Comparte!

Info útil para viajar contaminando menos


  • La tasa de contaminación de CO2 por pasajero en un vuelo hasta Tailandia equivale a la mitad de toda la producida al cabo de un año en promedio por cada habitante del planeta.
  • En Asia se produce casi el 50% de la producción mundial de plástico.
  • Cómo viajar sin plástico por el sudeste asiático: Carla es una de las viajeras más activas en esto de reducir el plástico. Este artículo es una guía imprescindible para avanzar en este aspecto.
  • Menos plástico en la mochila: diez maneras sencillas de reducirlo: Los chicos de conmochila son algunos de los viajeros más involucrados en relación con el turismo responsable y en cómo reducir la contaminación en nuestros viajes.

¿Te ha gustado el post? ¡Guárdalo para más tarde!

viajar sin plásticoPin this image on Pinterest
Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vida de Viajera participa en programas de publicidad de afiliados. Cuando compres a través de estos links, me llevaré una pequeña comisión. ¡Muchas gracias por apoyar el proyecto de Vida de viajera a través de estos programas!