Una ruta por el edén de La Mancha

Foto: Eli Zubiria. Subida hacia el pIco Abulagoso, en Sierra Madrona, en Ciudad Real España.

Foto: Eli Zubiria. Subida hacia el pIco Abulagoso, en Sierra Madrona.

En un lugar de La Mancha cuyo paisaje es desconocido para el viajero, dicen que se esconde el edén. Y no es para menos, frente a la imagen amarilla, seca y llana de La Mancha, se esconden el valle de Alcudia y la Sierra Madrona. Sorprende la altura de los paisajes y el verde, tan poco presente en la zona. Es por algo que en la región han bautizado a este lugar como el edén de La Mancha.

Un edén natural

La fauna está presente en abundancia en este paraíso. Septiembre es la época ideal para escuchar la berrea. Y en su prados pastan también la cabra montesa, jabalíes y algún lobo y lince solitario. Las aves también expanden sus alas por la región. Los amantes de la ornitología tienen aquí su particular edén. Se pueden contemplar, entre otras especies, grullas, alimoches o buitres leonados o negros.

Foto: Eli Zubiria. La coprinus picaceus está presente en la zona del Valle de Alcudia, en Ciudad Real, España.

Foto: Eli Zubiria. La coprinus picaceus está presente en la zona.

No olvides detenerte en la subida hacia el Pico de Abulagoso, en Sierra Madrona. El manto verde, los árboles semidesnudos y las hojas color ocre cubriendo el suelo, te cautivarán al instante. Pero, si caminas entre las hojas otoñales, hazlo con cuidado o terminarás pisando alguna seta oculta. Los aficionados a la micología pueden dejarse llevar horas y horas en esta zona.

El toque cultural de la excursión lo encontrarás cerca de Fuencaliente con las pinturas rupestres esquemáticas del abrigo de Peña Escrita.

Si la caminata te deja exhausta, acércate al balneario termal de Fuencaliente y déjate “curar” por sus aguas terapéuticas. Un masaje y un baño en sus aguas templadas y roñosas te dejarán en estado de éxtasis.

Un edén cultural

Foto: Eli Zubiria. Bodega de la casa museo Palmero, en Almodóvar del Campo, Ciudad Real, España.

Foto: Eli Zubiria. Bodega de la casa museo Palmero.

Si te gusta el turismo cultural, el Valle de Alcudia no te decepcionará. En Almodóvar del Campo, la casa museo Palmero, dedicada al pintor Alfredo Palmero, es el lugar artístico por excelencia. Este pintor de éxito internacional de principios del siglo XX es, curiosamente, el gran desconocido de la región. Tal era la pasión por pintar de este artista que utilizaba cualquier lugar para hacerlo, desde puertas hasta trozos de madera cuando no había presupuesto para un lienzo.

El aceite de oliva es uno de los productos locales y si quieres saber más acerca de la elaboración del oro líquido, puedes visitar la almazara de Aceites Baos. Aquí, además de aprender la diferencia entre los distintos olivos y tipos de aceites, podrás conocer las instalaciones donde se elabora y hacer una cata de aceites. Después de esta visita entenderás la importancia del término virgen extra, el aceite más saludable y de mayor calidad.

Si lo que te pierden son los dulces, el monasterio de nuestra Señora de las Mercedes es tu lugar. Las Jerónimas, aunque son monjas de clausura, disfrutan charlando con el viajero. Y si no, que se lo digan a Sor Isabel, sevillana de nacimiento, que disfruta descubriendo el origen de los visitantes y que como ella misma describe, habla a “lo andaluz”, con exageración.

Foto: Eli Zubiria. Migas servidas al modo tradicional en la Biblioteca Cervantina, en Almodóvar del Campo, Ciudad Real, España.

Foto: Eli Zubiria. Migas servidas al modo tradicional en la Biblioteca Cervantina.

Como no podía ser de otra manera, El Quijote y Miguel de Cervantes también están presentes en el edén de La Mancha. En Almodóvar del Campo se puede visitar la Biblioteca Cervantina que alberga en su interior infinidad de ediciones de El Quijote, en diversos idiomas, formatos y épocas, además de lienzos y dibujos elaborados por el pintor Alfredo Palmero relativos al personaje cervantino. La biblioteca es también el lugar ideal para degustar comida tradicional manchega donde sus platos estrella son, sin duda, las migas y el pisto.

Foto: Eli Zubiria. Vistas desde el mirador y ermita de Santa Brígida.

Foto: Eli Zubiria. Vistas desde el mirador y ermita de Santa Brígida.

Cuando cae la tarde, uno de los mejores lugares para contemplar el atardecer es el mirador y ermita de Santa Brígida. Cuenta la leyenda popular que toda moza que sube a ella queda embarazada. Avisadas estáis 🙂

La laguna de Volcán es otro de los rincones ocultos del Valle de Alcudia. Durante la época estival permanece totalmente seca pero en invierno los flamencos se posan en su aguas durante su camino migratorio hacia tierras del sur.

La Mancha y sus gentes

Foto: Eli Zubiria. José Luis y Scarlet en la cocina de la posada de Alcudia.

Foto: Eli Zubiria. José Luis y Scarlet en la cocina de la posada de Alcudia.

En esta zona, los manchegos hacen también honor a su carácter campechano, cercano y acogedor con el forastero. José Luis es un ejemplo de ello. Lleva cinco años regentando el hotel restaurante La Posada de Alcudia y si decides alojarte allí, terminarás metiéndote hasta en la cocina. “A mí me gusta enseñar la cocina”, afirma con orgullo José Luis y es que los productos de su restaurante son, desde luego, para estar orgulloso.

Aunque manchego de pura cepa, a José Luis le pierden las anchoas, pasión que adquirió en las años que vivió en Asturias. Tanto es así, que en su restaurante se limpian y maceran de manera artesanal. La encargada de esta tarea es Scarlet, una dominicana afincada en Puertollano desde 2006. Acostumbrada a “depilar” las anchoas cubanas, ahora limpia anchoas en plena Mancha.

Foto: Eli Zubiria. Plato servido en el Hotel Sierra Madrona, en Ciudad Real, España

Foto: Eli Zubiria. Plato servido en el Hotel Sierra Madrona.

Antonio, dueño del Hotel Sierra Madrona, es también uno de los personajes populares de la región, en cuanto a gastronomía se refiere. Tanto es así que cuenta con un programa propio en la televisión local. La carne de caza, servida de forma innovadora, no deja indiferente al comensal.

Foto: Eli Zubiria. El famoso cochinillo del mesón Benito, en Brazatortas, Ciudad Real, España.

Foto: Eli Zubiria. El famoso cochinillo del mesón Benito.

El mejor cochinillo de la zona se sirve en el mesón Benito, en Brazatortas. El mesón es además la casa donde nació el humorista de Martes y Trece, Millán Salcedo. Los lugareños cuentan que en este pueblo también nació Antonio Gala. Su madre era profesora y el parto le pilló lejos de su querida Córdoba.

Hasta aquí esta incursión en el edén de La Mancha. Si te ha gustado el artículo compártelo con tus amigos.


Información de Interés

Cómo llegar

Desde Madrid lo más cómodo es coger el AVE hasta la estación de Puertollano, después de Ciudad Real. Para moverse por la zona se pueden alquilar coches en la misma zona o acordar recogida en la estación con los alojamientos.

Alojamiento:

Restaurantes:

  • El mesón Benito. 90 euros un cochinillo para 10 personas.

  • Hotel Sierra Madrona. Menú por 15 euros.

Fuencaliente-Balneario Termal.

30 euros masaje y baño termal.

Actividades culturales y de aventura*

  • Descubre Alcudia: Los tours van desde 39 euros por persona, aunque si viajas sola o con bajo presupuesto puedes llamar y negociar con ellas.

  • Madrón activa: 45 euros tour de todo el día.

Los precios aquí descritos pueden cambiar dependiendo del número de personas que vayan en el coche, así que, lo ideal es que llames y negocies directamente en base a tu presupuesto, [email protected] te indicarán qué pueden ofrecerte.


NOTA: Este artículo es fruto de un blogtrip al que fui invitada. Pero sabes queno te recomendaría un lugar si pensara que no merece la pena. 

4 Comentarios

  1. javi
    noviembre 7, 2015 / 12:29 pm

    Poco tiempo has tenido que estar por la zona cuando repites varias veces en el artículo el nombre de Portollano. Por favor, PUERTOLLANO.

    gracias
    Javi

    • noviembre 7, 2015 / 7:28 pm

      ¡Corregido! Gracias por avisar. Habrá que volver para aprendérselo bien 🙂

    • rori
      noviembre 13, 2015 / 5:57 am

      Hola Javi,casi que las cosas se pueden decir sin molestar.Yo no soy Eli,pero soy lectora de su blog y me ha molestado tu respusta sobre que no estaba diciendo bien Puertollano.La corriges y punto,no:Pocas veces has tenido que estar allí,etc y lo que tu sabes.Muchas gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vida de Viajera participa en programas de publicidad de afiliados. Cuando compres a través de estos links, me llevaré una pequeña comisión. ¡Muchas gracias por apoyar el proyecto de Vida de viajera a través de estos programas!