Ubud, la vida cultural de Bali

Foto: Baile de Barong y Keris en el palacio de Ubud, Bali, Indonesia.

Foto: Baile de Barong y Keris en el palacio de Ubud

La isla de Balí, es algo más que playas y mar. El pueblo de Ubud así lo demuestra. Esta localidad de algo más de 30. 000 habitantes salto a la fama internacional gracias a la película de Hollywood interpretada por Julia Roberts y Javier Bardem Come, reza, ama. De hecho, el famoso anciano al que Julia Roberts visita en Balí, Ketut Liyer, existe en la realidad. Cuenta con 120 años y se le puede visitar en su casa para pedirle que te lea el futuro. Quién sabe quizás te diga que pronto te casaras. Si quieres encontrarlo simplemente acércate a la gasolinera y pregunta por su casa, los lugareños te guiarán encantados.

Centro de los artistas

Pero Ubud es además el centro de los artistas de Balí, no hay más que observar sus tiendas callejeras donde se exponen las mascaras típicas del teatro de Balí. Además, se puede disfrutar de teatro a diario tanto en la plaza del palacio como en el Museo de Arte de Agung Rai.

Foto: Eli Zubiria. Mascaras teatrales en una tienda de Ubud, Bali, Indonesia.

Foto: Eli Zubiria. Mascaras teatrales en una tienda de Ubud

El teatro de Balí, es una experiencia única y totalmente recomendable tanto por la presencia que imponen las mascaras balinesas como por la dulzura y estética de las bailarinas balinesas.

Si quieres seguir empapándote de la cultura balines visita El Museo de Agung Rai dell que ya te he hablado un poco antes. Además de mostrar las obras de pintura de los artistas locales este lugar es una especie de retiro de estilo Resort en el que se puede disfrutar paseando en silencio entre las fuentes y los libros de la biblioteca. La entrada al museo incluye también un café gratuito en el bar del museo.

Foto: Eli Zubiria.Resort de Agun Rai, en Ubud, Balí

Foto: Eli Zubiria.Resort de Agun Rai

Si te gusta la meditación y el yoga cerca de Ubud se puede disfrutar de un retiro en la Bali Silent Retreat. Reconozco que este último lugar no lo he visitado pero es algo de lo que me quedé con ganas y que pienso probar en mi próxima visita. Ubud y su entorno, incitan a la paz, al retiro y a la meditación.De hecho, hay mucha gente que visita esta localidad para practicar yoga.

He de reconocer que de todos los lugares que he visitado en el que mejor me he sentido ha sido Ubud, es como estar en casa. Supongo que además del entorno a todo ello también contribuye la hospitalidad y amabilidad de los balineses. Los balineses son tan amables que a veces llegan a produicir cierto pudor o una competición interna de a ver quién es más majo. Pero supongo que esta batalla es una batalla perdida desde el principio para cualquier occidental. Así que , no cabe otra que relajarse y dejarse querer por los balineses.

Los masajes balineses son otra de las exquisiteces del país y en concreto en Ubud, los mejores masajistas, según los guías locales, se encuentran junto al campo de fútbol.

Monte Batir

Desde Ubud, es también recomendable realizar algunas excursiones como , por ejemplo, subir al monte Batur para ver amanecer. La ascensión se realiza en plena madrugada acompañados de “sherpas” locales para llegar a la cima de la montaña justo antes del amanecer. Aunque es necesaria una buena forma física dado que la inclinación de la subida es bastante pronunciada es un esfuerzo que, sin duda, merece la pena. Nótese que subrayo lo de la forma física, ya que, no soy una persona especialmente habituada al trekking pero en mi caso tuve mucha suerte, ya que el guía estuvo todo el camino, tanto en el ascenso como en el descenso agarrándome de la mano. Sin él no lo hubiera logrado.

Pese a todo sigo pensando que es un esfuerzo que merece la pena. Desde la cima del monte Batur se contempla el lago Batur y si ya de por sí la vista es impresionante, cuando se combina con la luz del amanecer toma un matiz maravilloso. Es complicado adjetivar tanta belleza.

Monte Batur, en Bali, Indonesia

Monte Batur

En cuanto al alojamiento en Ubud, te recomiendo que te alojes en Denmark House. Las habitaciones son puro lujo, en plan Memorias de África versión asiática. Además, el desayuno está incluido y te lo sirven cada mañana en el balconcito que acompaña a tu habitación. Es un sitio familiar, solo cuenta con seis habitaciones, regentado por Dewo Ambara y su familia. Dewo también os ayudará a organizar los tours y hará de taxista al aeropuerto en caso de que lo necesitéis, todo ello aun precio bastante razonable comparado con el resto de taxistas y touroperadores que encontré en Ubud. También podéis conversar con su hijo que pese a su corta edad habal un inglés perfecto y tiene un blog sobre política. Sin duda alguna esta familia hará que te sientas como en casa.

Bali

Dewo Anbara y su familia en una foto de Airbnb

Y  a ti ,¿te gustaría visitar Balí? Si ya lo conoces y crees que me he dejado algún lugar déjame tu comentario. Recuerda que Vida de Viajera lo hacemos entre todos.


NOTA: Algunos de lo enlaces de este post son de afiliados. Esto significa que si compras a través de estos enlaces yo me llevaré una comisión y contribuirás a que el proyecto de Vida de Viajera crezca.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿DÓNDE ESTOY?

Chiang Mai

Vida de Viajera participa en programas de publicidad de afiliados. Cuando compres a través de estos links, me llevaré una pequeña comisión. ¡Muchas gracias por apoyar el proyecto de Vida de viajera a través de estos programas!