Sapa y la dura realidad de las hmong

Sapa y la dura realidad de las hmong

Sapa es tierra de hmongs, de arrozales y montaña, pobreza y analfabetismo, tradición, color, y de minorías. Y es tierra de mujeres.

Sapa tierra de hmongs

Nada más descender del autobús en Sapa lo primero que llama la atención del viajero es la cantidad de mujeres que están esperando con la intención de vender algo.Se acercarán a ti, te seguirán y te preguntarán:¿cuál es tu nombre?¿de dónde eres? ¿cuánto tiempo vas a estar aquí?¿Dónde te quedas? ¿Quieres hacer trekking conmigo?

El viajero normalmente no sabe muy bien cómo reaccionar ante esta situación. Muchas veces por falta de contexto. Lo ideal es sonreirlas con naturalidad, hablar con normalidad y decirles que quizás mañana les compres algo.

¿A qué se debe esta irrupción? Para montar un agencia en Vietnam, es necesario tener 4 años de estudios universitarios en turismo y la educación es algo a lo que difícilmente tienen acceso estas comunidades. Para registrarte como guía, hay que hablar y escribir vietnamita. Por tanto, aunque estos indígenas llevan en la región más de 800 años, la mayoría de las agencias pertenecen a vietnamitas.

Dada la escasez de comida en la región, ya desde pequeños y por simple supervivencia, se incita a los hijos a trabajar, más que a la educación. Eso sí, el hecho de que no puedan montar un agencia no niega la realidad de que los hmongs suelen ser excelentes guías.

Otra de las habilidades de estas indígenas es tejer. Aunque lamentablemente es una costumbre que se está perdiendo. Las niñas ya no aprenden a tejer por una cuestión práctica. La venta de productos artesanales está ahora mismo enfocada al turismo y como no todos los turistas quieren gastarse 20 euros en un producto y quizás sí, 20 productos de un dólar, las hmong han dejado de elaborar piezas propias y por una cuestión de rendimiento económico, las compran a China.

Mi experiencia en Sapa

Sapa y la dura realidad de las hmong

Si sigues mi blog sabrás que soy una apasionada de las comunidades indígenas. Me gusta conocer sus costumbres, sus trajes y en especial la situación de sus mujeres. Pretender conocer a las hmong durante mis dos días de estancia en Sapa me parecía, no solo muy ambicioso sino algo poco realista. Dudo que se pueda conocer a una persona en dos días, así que, mucho menos a una comunidad.

De lo que sí tenía ganas era de hacer un trekking, y de hacerlo con una empresa que apoyara a la comunidad hmong de manera justa. Así que, elegí hacer mi trekking con Sapa Sisters.

 Sapa Sisters es una empresa creada por dos mujeres, una sueca y otra hmong. Es la única que trabaja exclusivamente con y para mujeres. Su objetivo es dotar de recursos económicos a las hmongs. Es la empresa de trekking que más paga a sus empleadas y además, ofrece ventajas como la baja por maternidad o asistencia gratuita en hospitales privados.

Sapa y la dura realidad de las hmong

Mi guía fue Zao, una mujer menuda pero con carácter: “si no te gusta algo dímelo directamente”, demandó desde el principio.

Zao me contó que ella ya apenas se viste el traje tradicional completo porque le da calor. Me explicó la importancia de la planta del índigo, usada como tinte azul en la elaboración de su ropa. “Por eso tengo los dedos azules”, decía “porque he estado tejiendo esta mañana”. Lo cierto es que la importancia de esta planta está reflejada en las manos de casi todas las mujeres de esta etnia.

Zao es madre de dos niños y pasó una juventud trágica. A los 18 años fue secuestrada y forzada al matrimonio en China. Afortunadamente logró escapar, regresar a Vietnam y rehacer su vida.

Aunque el matrimonio por secuestro es una costumbre que aún se mantiene entre los hmongs, hoy en día, estas niñas son secuestradas y en el mejor de los casos vendidas en matrimonio a China.

El australiano Ben Randall trabaja en un documental para dar a conocer esta dura realidad de las montañas vietnamitas. Si quieres contribuir a su proyecto puedes hacerlo en la web The Human Earth Project.

Dónde alojarse en Sapa

Lo más común entre los viajeros que pasan por Sapa suele ser alojarse en las aldeas de los Hmongs. Lo que se suele llamar homestay. De esta manera se conoce un poco mejor la cultura hmong y se contribuye económicamente a la comunidad.

Si prefieres alojarte en el pueblo de Sapa y de una manera más impersonal, te recomiendo el hotel Scenary Sapa. Estuve alojada aquí dos noches y la vista desde mi cama era totalmente espectacular. Las habitaciones con balcón que dan al monte, son las mejores. Creo que la imagen habla por sí sola.Sapa y la dura realidad de las hmong

Este hotel está un poco alejado del centro de Sapa. Pero no se tardan más de diez minutos en atravesar andando todo el pueblo. El desayuno de este hotel también es algo que me llamó la atención. Con un café y un pan maravilloso. Creedme, el pan y el café se echan de menos después de más de siete meses en Asia.

Si buscas alojamiento en Sapa o en Vietnam puedes utilizar el buscador de alojamiento Hundredrooms,  que compara precios entre más de 100 webs. Simplemente añade en el buscador tu destino y la fecha y elige el que más te convenga.

Hasta aquí, mi experiencia en Sapa. Es un lugar al que me gustaría volver, probar la experiencia de la homestay y quizás, tejer con las hmongs.

Y tú, ¿has estado en Sapa? ¿Cuáles fueron tus sensaciones? ¡Cuéntamelas en los comentarios!


NOTA: Algunos de lo enlaces de este post son de afiliados. Esto significa que si compras a través de estos enlaces yo me llevaré una comisión y contribuirás a que el proyecto de Vida de Viajera crezca.

Compártelo

4 Comentarios

  1. diciembre 1, 2016 / 3:19 pm

    Hola Eli!
    Cuando fui a Sapa me advirtieron de esta situación. Pensé, en ese momento, que lo mejor sí era tomar el tour directamente con las mujeres, sin agencia de por medio, para que así se llevarán toda la plata. Claramente al estar fuera del sistema se pierden los beneficios de este, pero tal como dices, están casi entre la espada y la pared.

    Tuve una experiencia maravillosa haciendo el trekking de dos días y alojándome con ellas. Les compramos sus artesanías -las hechas a mano- y compartimos su comida. Creo que es algo que nunca olvidaré.

    No sé qué opinas al respecto. Es una situación difícil. Similar a la de las mujeres de cuello largo en Tailandia. Que si no fuera por el turismo no sobrevivirían, pero al mismo tiempo es el turismo lo que las tiene así, transformadas en un espectáculo.

    Un abrazo!

    • diciembre 1, 2016 / 3:53 pm

      Hola Nico,
      Gracias por pasarte por aquí.
      La verdad es que el tema del espectáculo es algo que se da en casi todas las comunidades que forman parte de minorías étnicas. Es un tema complejo en donde sin duda la pobreza juega un papel primordial.
      Todo ello no quita para que Sapa siga siendo un lugar espectacular pero me parecía importante contextualizar las situación de estas mujeres.

      Un abrazo,
      Eli

  2. Nessy
    diciembre 1, 2016 / 3:35 pm

    Hola yo estuve en Sapa 3 dias hace 3 años ya…y la verdad que me asombro…
    La primera sensacion al bajarme del tren fue de caos…y muchisimas mujeres van a por ti con toda clase de articulos…yo soy de las de 1 pieza confeccionada por ellas 20 euros…jijjj
    Pero en si esos 3 dias fueron muy intensos…hay algo que se grabo a fuego en mi mente…un niño descalzo…con el frio que hacia…que no era poco…con los mocos colgando, pobre, y caminando por el borde justo de esas montañas solito.
    Segun me dijo una mujer hmong era de la aldea vecina e iba a su casa un camino lleno de piedras que yo con mis botas casi no podia ni andar…supongo que me impresiono su mirada porque soy madre de una niña de 5 años , pero fue increible.
    Además que te voy a contar yo…Asia engancha!!!!
    Un saludo!!

    • diciembre 1, 2016 / 4:03 pm

      Hola Nessy,

      La verdad es que Sapa es un lugar que nos hace enfrentarnos a muchos sentimientos contradictorios. Por un lado, está la admiración por las costumbres de estas comunidad y el paisaje y por otro lado, conocer la dura realidad con la que conviven.
      Y sí, Asia engancha.
      Un abrazo,
      Eli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vida de Viajera participa en programas de publicidad de afiliados. Cuando compres a través de estos links, me llevaré una pequeña comisión. ¡Muchas gracias por apoyar el proyecto de Vida de viajera a través de estos programas!