Darwin, el ‘top end’ de Australia

Foto: Eli Zubiria. Antiguo ayuntamiento de Darwin, Australia

Foto: Eli Zubiria. Antiguo ayuntamiento de Darwin

Pasé en la ciudad de Darwin, al norte de Australia, unos 15 días. Llegué motivada por su nombre que había oído mencionar por primera vez en la película de Hugh Jackman (sí, lo reconozco, soy fan del hombre lobo) Australia. De hecho, esa película fue la que motivó que me fuera a Australia. Sí, lo sé es una película de guerra pero los paisajes, los caballos y Hugh Jackman me terminaron convenciendo. Esto último es más bien broma. Reconozco que el motivo fundamental para que eligiera Australia como primer viaje largo fue que a pesar de su lejanía, culturalmente me parecía muy parecida a Europa y para mi primer viaje me pareció lo más fácil por así decirlo.

Volviendo a la ciudad de Darwin, también he de decir, que Charles Darwin, es un personaje histórico que siempre me ha gustado y atraído y sin embargo, encontré muy poca información en la ciudad sobre él. Aunque sí encontré una exposición temporal sobre Alfred Russel Wallace, que también publicó una teoría de la evolución diferente a la de Charles Darwin, en el museo del Territorio Norte.

El ‘top end’ australiano

Darwin, conocida por los australianos como el Top End es la capital del territorio norte con algo más de 150.000 habitantes. A pesar de pertenecer al territorio norte no es el punto más al norte de la isla. Este privilegio lo ostenta el cabo de York, en el territorio de Queensland, al este del país.

Darwin fue fundada en 1869 y en un principio se llamó Plamerston y no fue hasta 1911 cuando pasó a tener su nombre actual. El puerto lo descubrió el capitán John Lort Stokes, que fue quien lo cambió de nombre al de Darwin, en homenaje a su antiguo compañero de viaje, el evolucionista británico Charles Darwin.

Debido a su tamaño no es una ciudad con grandes atracciones turísticas, sin embargo, dado su lugar estratégico como ciudad de paso, la diversión y la variedad de gente están garantizadas.

Foto: Eli Zubiria. Playa de Darwin, Australia

Foto: Eli Zubiria. Playa de Darwin.

Es ciudad de paso entre dos continentes, su cercanía con la isla indonesa de Balí hace que mucha gente terminé en Darwin haciendo tiempo antes de dar el salto continente asiático. La capital del territorio norte, es también campamento base para visitar tres de los Parques Naturales más bellos de la región: Katherine, Katadu y Litchfield. También se puede aprovechar para coger algún tour hacia Broome y Kimberly al oeste el país. Aunque para estas dos últimas ciudades sale más económico alquilarse una autocaravana ya que debido a lo poco habitado que está el oeste del país, el precio de los tours suele ser bastante desorbitado(en torno a los 600 dólares australianos por dos días de tour).

La costa de Darwin impresiona por la belleza de sus playas y el azul de su mar y llama la atención por lo solitarias que son. Sin embargo, hay una razón para esta soledad y no es precisamente que el turismo no las haya descubierto: sus aguas están llenas de cocodrilos.

Los tours y visitas para ver cocodrilos son muy habituales en la ciudad, en 20 minutos, se puede llegar al Parque Nacional de Litchfield y coger un barco turístico para observarlos, aunque más bien lo que hacen es atraerlos y forzar sus salto con un trozo de carne cruda que cuelgan en el barco turístico. En el ya mencionado museo del Territorio Norte se expone el cuerpo del famoso cocodrilo Sweetheart. Dicho reptil que midió más de 5 metros se hizo famoso por una serie de ataques a barcos cometidos entre 1974 y 1979.

Eli Zubiria en Darwin, Australia

En este mismo museo también se puede encontrar una exposición permanente sobre la tormenta tropical de 1975 que destrozó totalmente la ciudad. Entre los pocos restos que sobrevivieron a aquella tormenta se encuentra la puerta del ayuntamiento que se conserva a modo de homenaje y se puede visitar junto al edificio de información de turismo.

Darwin histórico

Darwin fue también tuvo su protagonismo durante la Segunda Guerra Mundial. Y aunque la temida invasión japonesas nunca tuvo lugar, el 19 de febrero de 1942, la ciudad fue bombardeada causando la muerte a 252 aliados. Tanto es así que la ciudad tiene un museo dedicado a la Segunda Guerra Mundial, conocido como el War Memorial.No soy una gran fanática de esta temática pero reconozco que el museo está muy bien hecho.

Foto: Eli zubiria. Entrada del Museo de War Memorial, Darwin, Australia

Foto: Eli zubiria. Entrada del Museo de War Memorial

Si eres de los que te gusta la Historia y en especial la Segunda Guerra Mundial, además del Museo de la Segunda Guerra Mundial, también podrás caminar a través de los túneles que durante la guerra sirvieron como depósito de petróleo y que atraviesan la ciudad.

La ciudad de Darwin tiene un clima tropical con estación húmeda hasta finales de abril y estación seca desde mayo.15 grados es la temperatura más baja que se pueden alcanzar en esta ciudad. Dicho esto si alguna vez aterrizas en esta ciudad simplemente tendrás que llevar ropa de verano, crema solar y un chubasquero fino para las tardes.

Y, bueno, después de leer esto, ¿te animas a pasar por Darwin?¡Ah! ¡Que ya has estado! Déjame tu comentario


NOTA: Algunos de lo enlaces de este post son de afiliados. Esto significa que si compras a través de estos enlaces yo me llevaré una comisión y contribuirás a que el proyecto de Vida de Viajera crezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vida de Viajera participa en programas de publicidad de afiliados. Cuando compres a través de estos links, me llevaré una pequeña comisión. ¡Muchas gracias por apoyar el proyecto de Vida de viajera a través de estos programas!