Cinco motivos para visitar Kampot

Foto: Eli Zubiria. El viejo puente de Kampot

Foto: Eli Zubiria. El viejo puente de Kampot

Estuve en Kampot un total de tres noches descansando. Fueron tres días que me supieron a puro lujo gracias al alojamiento que encontré en el hostel de la cadena Mad Monkey. Sábanas blancas y limpias, agua caliente un váter donde poder sentarse. ¡Impresionante!
Tengo que decirte que en Kampot también tuve mi primer accidente de moto, nada grave para mí, aunque el conductor, un chico australiano que conocí en el hostel, se rompió el brazo. Ahora que le estaba cogiendo el gustito a esto de la moto. Creo que para mí se ha acabado al menos por una temporada.

Kampot hecha para descansar

Kampot es una ciudad pequeña, con algo menos de 40.000 habitantes, situada junto a un río del mismo nombre y junto al Parque Nacional de Bokoro. Su delicatessen más popular es la pimienta que se vende en las tiendas a modo de souvenir. Es una ciudad a la que el viajero habitualmente acude a descansar y la verdad es que realmente lo que aporta. Dicho esto, aquí te dejo los cinco motivos por los que creo que debes visitar Kampot:

Cinco motivos para visitar Kampot

  1. Bokoro National Park: Alquila una moto y sube hasta lo alto de la colina. Desde ahí podrás contemplar una de las mejores vistas que he podido ver en el sudeste asiático. Al fondo podrás ver la isla de Khao Tral. Esta isla pertenece a Vietnam aunque los camboyanos llevan años reclamándola.
    Foto: Eli Zubiria. Parque Nacional de Bokoro.

    Foto: Eli Zubiria. Parque Nacional de Bokoro.

  2. El viejo puente francés: Aunque este puente fue destruido durante la dictadura de los khmer rojos, ha sido reconstruida tras la caída del regímen y aún conserva el estilo de la época.
  3. El río. Caminar junto al río Kampot y contemplar el atardecer acompañado de las montañas de Bokoro es una actividad que merece la pena. Junto al río también puedes encontrar bungalows donde poder alojarte por cinco dólares la noche.
  4. Sus casas de estilo colonial. Kampot conserva parte de la arquitectura francesa de la época de Indochina y algunos hoteles del pueblo también mantienen este estilo.
    Foto: Eli Zubiria. Casas de estilo colonial en Kampot

    Foto: Eli Zubiria. Casas de estilo colonial en Kampot

  5. Su tranquilidad: Si lo que buscas es tranquilidad este es tu destino. Los paseos por el río, acompañados de su gastronomía reponen en seguida al viajero cansado.
    Estas son mis cinco principales recomendaciones. No esperes una localidad con muchas cosas que hacer ya que no es lo que Kampot ofrece, simplemente un pueblo donde relajarse y reponerse.

NOTA: Algunos de lo enlaces de este post son de afiliados. Esto significa que si compras a través de estos enlaces yo me llevaré una comisión y contribuirás a que el proyecto de Vida de Viajera crezca.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vida de Viajera participa en programas de publicidad de afiliados. Cuando compres a través de estos links, me llevaré una pequeña comisión. ¡Muchas gracias por apoyar el proyecto de Vida de viajera a través de estos programas!